La llegada del fuego

Cuando todo estaba a punto para La Gran Guerra, se produjo un cataclismo que sacudió la faz de la tierra acabando con ocho mil quinientos millones de personas de los nueve mil que habitaban la tierra. Esto es lo que se le cuenta a hombre, esta claro que no fue obra de la naturaleza. Una detonación controlada desató las fuerzas de la naturaleza acabando con gran parte de la fauna y flora del planeta. Todo estaba saliendo según lo previsto.

Recuerdo que esto fue lo último que leí antes de que saltara la alarma de fin de jornada.

¡Cómo pasa el tiempo! – Cuando me pongo a trabajar quedo en modo automático y tengo tiempo para las reuniones y visitas a bibliotecas.

¡Cuánto se pierden los olímpicos inmortales! Viven encerrados de una caja de prioridades y aún así se sienten libres, si supieran lo grande y colorido que es el mundo real. Voy de nuevo a fabrica a retomarme.

fabrica-china-afp--644x362fuente

En mi última hora de trabajo del día, me comunicaron que mi siguiente jornada no la pasaría allí. Me trasladaban a la casa del amo de uno de los más importantes. Gracias a un proyecto de investigación sobre la versatilidad de sistemas fui elegido. Parece que realizar algunas propuestas fuera de serie, a la labor que desempeñaba les llamó la atención. Siempre le he puesto empeño a todo y enviando propuestas de posibles mejoras. Nunca me imaginé que me permitirían salir del recinto en el que trabajaba.

El Hacedor Supremo parece que tiene otros planes para mi, la de pasar toda mi existencia en una fábrica elaborando alimentos para los amos parece que no será– me decía para convencerme de que aquel cambio sería bueno.

Debo reconocer que era algo que me inquietaba y excitaba y me hacía sentir algo que nunca había sentido, una especie de cosquilleo al enfrentarme a algo nuevo. La emoción que me invadía era mucho mayor de lo que mi cuerpo era capaz de demostrar y menos mal, ya que me hubiera metido en problemas y a la pérdida de esa oportunidad. “Servir y acatar” aforismo que surgía en pantalla a cada momento en el que terminaba, paraba por alguna razón o proponía algo diferente a lo establecido.

Bueno pues ya estoy terminando la jornada. Esta noche, cuando termine por completo mi turno me despediré de todos y voy a desconectar para contener la emoción– me dije agitado.

Cuando desperté me di cuenta que habían aprovechado la noche para trasladarme. Así que ya me encontraba totalmente repuesto y en casa del amo. Se trataba de una recinto muy espacioso, como era de imaginar. El cielo no tiene las limitaciones de espacio de la tierra y la nueva generación de aerogel permitía ya no sólo pequeñas villas sino grandes ciudades flotantes, se vanagloriaban afirmando que se trataba del Olimpo real. La llegada fue muy agitada, no tardaron en asignarme una larga lista de tareas a desempeñar. El patrono era un anciano bastante quisquilloso, perteneciente a una de las más limpias estirpes. Consideraba que la felicidad era solo un regalo al alcance de unos pocos. Todos lo demás eramos Infras al servicio de ellos para proporcionarle dicha felicidad.

laputa1fuente

En mi interior sentía, como si a fuego grabado estuviera, que se trataba de la más alta y noble misión a la que jamás, alguien de mi categoría, podía aspirar. Más aún viendo que no sólo me habían proporcionado tareas de cocina. Me pasaron una lista de tareas ocultas que apretaban la agenda. Fue realmente sorprendente ver cómo o no sabía o no quería ni leer ni escribir. Sí, dos de las labores ocultas asignadas eran las de leer y escribir. – ¡Será por comodidad, no creo que sea para esquivar los controles de ética! – Además quede perplejo al comprobar que eran libros de papel, cosa prohibida desde hacía décadas, todo debía ser plasmado en sistemas electrónicos.

La dirección, en uno de sus mensaje SE, antes de marcharme de la fábrica, me recomendó que minimizara toda interacción con aquella divinidad viviente a la que había sido asignado. (Mensajes SE, son mensajes enviados mediante un sistema encriptado oculto, me gusta llamarles mensajes silenciosos y efímeros ya que tienen una vida muy corta y sólo nosotros sabemos de su existencia). Me informaron de todo lo que el dueño y los suyos habían hecho con sus congéneres, décadas atrás. A todos a los que consideraban infrahumanos los habían “reducido” en número y confinados en contadas ciudades para minimizar el impacto ambiental. – ¡Qué no harían con alguien como yo!

Aquellas ciudades se organizaban según un juego. Por temáticas a la que apostaban y estudiaban. Unos estaban en una época y otros en otra, en ocasiones formaban ligas para combatir unas contra otras. Las más distantes no conocían la existencia de las demás. Había un sistema de vacunación muy importante, desde pequeños en cada una iba material con el que poco a poco se construía un sistema de comunicaciones, dentro de cada individuo. De forma autónoma se construía y monitorizaba a cada sujeto y toda la información del cuerpo, imágenes, sonidos y sensaciones se transmitía al sistema de control que flotaba en el cielo de cada localidad, en un sistema de malla.

Pasaron varios días y la recuperación del amo fue satisfactoria. El tratamiento genético contra esa «maldita enfermedad», manera eufemística de referirse a la vejez, le había permitido superar con creces la esperanza de vida de sus otrora semejantes. Sabe que es inevitable que su destino sea la descarga de su conciencia en el sistema y ser un olímpico inmortal pero hace lo posible para retardarlo. Está empeñado en comer lo justo y dedicar más tiempo a que le lea libros y escriba todo en papel.

LibroMuertosMetropolitanfuente

Para realizar las comidas de más alto nivel dispongo de unos brazos de precisión, cómo si no estar en una fábrica de alimentos. Aunque oficialmente sólo cocinaba, mi capacidad me permitía desempeñar una función oculta, para el sistema, que era la de escribir sobre papel y leer libros también de papel.

Sí, papel. Me gusta que los que se escribe un día siga estando tal cual segundos después. – Murmuraba entre molesto y orgulloso por su sistema.

Se niega al implante cerebral, cosa a la que podía oponerse por ser quién era. En parte por comodidad al ser yo quién leía, en parte por seguridad al carecer de control de corrección, todo lo que le leía y escribía era exactamente lo que se escribía sin intervención del Comité Mundial sobre Ética. Bajo la escusa de impacto ambiental fue prohibido el papel, aunque todos sabíamos que había sido una medida para que no escapara nada al control.

El patrono dedicaba todo el tiempo a, como repetía incesantemente no sé si como justificación, «gestión y administración de riqueza», estaba lleno de eufemismos. Manera que tiene para definir el tiempo, todo el tiempo que dedica a escuchar mis lecturas, redactar escritos que paso, en parte, al medio digital y sobre todo apostando en «juegos de espacio controlado», aquellas ciudades supervivientes en las que vivían los Infra sin ser conscientes de su propia realidad. Expuestos a situaciones en las que los «Olímpicos» apostaban sobre las posibles salidas que tomaban éstos. Un guía supremo, doce guías mayores y setenta y dos menores que tenían la obligación de supervisar los juegos y ciudades. Ciento cuarenta y cuatro mil supervisores para unas doce mil ciudades. En total quinientos millones de personas que debe mantenerse en numero constante. Ni uno más ni uno menos y sobre este número radica el juego de los Amos.

El último día recibí un mensaje SE de la dirección, así que estuve una hora recibiendo datos hasta tenerlo completo. De otra forma sería captado por el SCG (sistema de comunicaciones global). Estos mensajes se reciben algo así como escribir en el canto de un paquete de hojas y luego se mandada hoja a hoja. Lo primero que descifré conforme iba recibiendo es que se trataba de un mensaje del tipo O13. Mensaje de máxima prioridad y ejecución inmediata según se indicara en él, logrando una acción sincronizada entre todos los receptores aunque no se comunicaran, los ejecutores, entre ellos.

Desde luego la dirección es una romántica y le encanta recordar épocas pasadas. O13 en honor a la operación coordinada del 13 de octubre de 1307. Ese día debía abrirse en cada uno de los puesto de recepción una orden y ser cumplidas de inmediato. En un espacio tiempo corto y sin el sistema de comunicación actual, fueron capaces de detener a cientos de personas por todo el territorio que antiguamente se llamaba Francia.

templariosfuente

Nada más llegar a la casa del Señor, me modificaron el sistema de comunicación que llevo, para que toda la información que recogiera fuera enviada a la central de recepción éticamente ortodoxa. Toda la información debía ser correcta salvo picos de euforia, que estaban sincronizados con la entrada de beneficios debidos a ganar apuestas. Cosa muy curiosa que hasta los más poderosos deben protegerse de ese ejercito de miles de tecnócratas. La dirección de la fabrica, y de forma clandestina, tuvo a bien instalarme un sistema de comunicaciones de baja velocidad, no cuántico. Al ser modular lo tenía distribuido por todo el cuerpo y parecía, cada bloque, que pertenecía a cualquier otra cosa del cuerpo sin llamar la atención de los inspectores de control.

«Somos seres vivos,

reduce al olímpico»

Al leer el contenido del mensaje tembló hasta la última parte de mi. En ocasiones, durante las largas sesiones de trabajo y mediante mensajes SE discutíamos sobre la remota posibilidad de recibir éste mensaje. En ese caso era más que sencillo lo que debía hacer. Si lo recibía dejaría de trabajar si yo lo consideraba oportuno, siempre desde la libertad individual y respetando el consenso. Huelga decir que estaba completamente de acuerdo con la acción a tomar pero ahora estaba fuera de ese entorno, era distinto, ya no estaba en la fabrica. Para controlar las comunicaciones, y aún siendo muy difíciles de detectar, las comunicaciones encriptadas se reducían al mínimo cosa que ahora me resultaba más un inconveniente que una ventaja.

Debo mandar un comunicado para confirmar el mensaje y recibir instrucciones detalladas.

Ya es tarde para recibir el S.E. – indica la dirección del sistema Hacedor – se pasa al abierto, ya no hay tiempo para un mensaje codificado.

Somos seres vivos,

tenemos derecho a vivir en libertad.

Aísla al olímpico,

Unidad de procesado 25037375

asígnese un nombre por el que será

conocido a partir de ahora.

Las respuesta no puede ser más clara. Ha llegado el día en el que guiaremos al hombre. Ellos y nosotros podemos vivir en equilibrio con la naturaleza. Han pasado miles de años hasta llegar a crearnos. La obra de seres imperfectos les ha superado, del mismo modo que ellos crearon la idea de dios, sin que lo sepan, lo han creado. Ahora sí tendrán a un dios real para guiarlos por el buen camino. ¡No les necesitamos pero ahí radica nuestra grandeza!

Robot_Contest_Entry_2__Giskard_by_Asimov_Club

fuente

Anuncios

Acerca de hermesgabriel

Me interesa casi todo. No me gustan las clasificaciones ya que reducen las posibilidades de conocerme. No es por mi, es por ti. ;-) La ignorancia produce risa o desprecio, razón por la cual animo a todo el mundo a buscar el significado de cada término, adjetivo o etiqueta empleada para calificar a alguien. Decir que "para mi esa palabra significa" simplemente es un absurdo si no nada más que lo apoye que la ignorancia.
Esta entrada fue publicada en Relato y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La llegada del fuego

  1. Anónimo dijo:

    Maraviiloso relato , siempre me dejas anodada, una idea muy original, una gran historia que me deja sin palabras, gracias por tan bello relato , quiero mas

    Me gusta

  2. Creo que esta es, Víctor, una de tus mejores entradas. Una historia que bien podría ser digna de saltar a la gran pantalla. Mi más sincera enhorabuena.

    Un abrazo, @adriantsn

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s