Propósito de remiendo

Son las once y media de la noche del último día del año y haces una valoración de tu vida de los últimos doce meses. Suele ser más positiva que negativa ya que estás de fiesta y porque debes seguir de fiesta y no aguartela. Aún así siempre está esa valoración negativa que depende del estado de ánimo. Como norma general si hay cosas malas terminas culpado a otro de ellas y te pones medallitas por lo bueno que te ha pasado, aunque no sean tuyas, recuerda que estás de fiesta y no has sido tan malo. Si queremos convivir y estar de buenas con nosotros, no tenemos otra que mentirnos ya que si fuéramos mínimamente críticos no nos soportaríamos. Nos enseñan matemáticas, algo de lengua, muy poca historia pero nada de gestión de emociones y menos sobre empatía, con lo que ni sabemos ayudarnos ni ayudar (una forma de la que podemos aprender mucho). Al final terminamos satisfaciendo nuestros más bajos instintos para nos de sensaciones y nos hagan sentir vivos.

Tras la valoración y antes de las campanadas, puede caer algún propósito para el año siguiente. Esos propósitos vacíos con menos de seis meses de caducidad. Así que estarán en verano también. Terminar una colección, dejar de fumar, hacer más deporte, comer mejor, perder peso, quién sabe si leer un libro que dejaste a medias hace un lustro, qué se yo. Propósitos o más bien simplemente deseos efímeros que se hace más para mejorar ese balance de la etapa que termina más que para cambiar la nueva que comienza.

Seis meses después no nos acordamos de nada, nos hemos dejado llevar por la inercia de la vida por lo que volvemos a lo mismo de antes, sin criterio propio, masificados en ese comportamiento gregario que tanto nos reconforta y que odiamos a partes iguales.

Expuesto esto tengo que reconocer que al respecto tengo una duda, no sé si antes las personas decidían cambiar y tenían más posibilidades de hacerlo que las de ahora. Antes tenían menos comunicación y eso te forzaba a escucharte más a ti mismo. Bueno, me debo corregir, tenían menos medios para comunicarse aunque se comunicaban más. Ahora los medios para comunicarse se han convertido en salas de exposición frívola en la que muchos se pavonean y muestran una falsa realidad “propia”. Pero este no es el tema del que estoy hablando. Quiero decir que antes no tenían tantos medios para lograr una comunicación ni obtener de información sobre las dudas personales por lo que no sabían como manejarlos y eso se convertía en un tormento. Ahora existe la posibilidad de entender esas dudas, preguntas que te corrían por dentro. Como suele pasar con casi todo es un arma de doble filo ya que del mismo modo que te ofrece esa información, te inunda de tal forma que el más mínimo atisbo de crisis de identidad es abordada como películas de piratas. Supuestos dioses que piden que te inmoles antes de volver a dudar, pseudocientíficos asegurando que eres más y mejor que los demás, canciones que indican como normal el trato de la mujer como ganado o indicando que la mejor forma de olvidar, ser feliz o aliviar penas es el alcohol. Los mensajes están hasta en los memes que te dice, imponen más bien, que lo importante es pasarlo bien, despejarse y “que no te coman el coco”.

Parece que se ha pasado de una época en la que puedo pero no sé a otra época en la de creo que sé, creo que puedo y creo que quiero pero no lo tengo claro. Creo que falta tiempo y sobra información. Antes había tiempo y faltaba información o facilidad de acceso.

“No si, yo ya, ya yo”

Así que por no saber o por no querer no cambiamos y nos alojamos en la masa. Pero en momentos festivos en los que te sientes en soledad, aunque estés rodeado, sientes la necesidad de mejorar y te propones un propósito de enmienda aunque realmente nos vendría mejor un propósito de remiendo ya que nuestras vidas, al no saber vivirlas, terminan hecha jirones a edades muy cortas.

¿Qué tal llevas ese propósito seis meses después?

Anuncios

Acerca de hermesgabriel

Me interesa casi todo. No me gustan las clasificaciones ya que reducen las posibilidades de conocerme. No es por mi, es por ti. ;-) La ignorancia produce risa o desprecio, razón por la cual animo a todo el mundo a buscar el significado de cada término, adjetivo o etiqueta empleada para calificar a alguien. Decir que "para mi esa palabra significa" simplemente es un absurdo si no nada más que lo apoye que la ignorancia.
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s